Buscar este blog

sábado

Yoga para la vista II

El siguiente es el segundo artículo de Yoga para la vista, puede incluirse entre los ejercicios de Chi Kung forma estática.
Néstor


Yoga para la vista ll


Ejercicios para relajar y descansar los ojos después de trabajar

Presentado por Mati Vargas
3er. Congreso de la División de Español de la ATA, Abril 2004

Todos sabemos que pasar mucho tiempo frente a la computadora puede ser agotador para el
cuerpo y para la vista en especial. Si bien trabajar sentados no implica una gran actividad física,
el cuerpo de todos modos gasta una gran cantidad de energía. La mente se esfuerza al leer,
comprender y traducir, esto nos provoca tensión mental y nos sentimos agotados después de
una jornada larga de trabajo.
Como traductores, los ojos son particularmente susceptibles a la tensión. Sin embargo, podemos
fortalecer los músculos alrededor de ellos, y contrarrestar los efectos del cansancio, por medio
de ejercicios diseñados específicamente para desarrollar la concentración visual.
Cómo desarrollar la concentración visual
1- Para empezar, será necesario relajarnos y poner la mente en blanco. Recuéstate boca arriba,
con las palmas hacia arriba y las piernas extendidas y algo abiertas; los pies deben estar a la
misma distancia que hay de hombro a hombro; mantén la espalda recta, pero no rígida; esta
postura debe sentirse relajada y agradable. Respira profundo un par de veces y suelta el peso
del cuerpo.
2- Concentra la mirada hacia la punta de la nariz sin pestañear. Mantente así lo más que puedas,
luego cierra los ojos y relájate. Repite esto un par de veces, cierra los ojos y descansa unos
momentos.
3- Otra vez sin pestañear, concentra la mirada en el área entre las cejas. Vuelve a cerrar los ojos
y descansa. Al principio, concentrarse en un área que no se puede ver bien se sentirá difícil o
incómodo, pero se irá haciendo más fácil con la práctica.
4- Sin mover la cabeza, fija la mirada de ambos ojos sobre el hombro izquierdo el mayor tiempo
posible. Luego cierra los ojos y relájate. Repite el ejercicio mirando hacia el hombro derecho.
5- Para terminar, apoya las palmas de las manos sobre los ojos cerrados y tómate un buen rato
hasta sentir que has descansado.
La imaginación, el mejor remedio
1- Una vez más recuéstate boca arriba, las palmas hacia arriba, las piernas extendidas y algo
abiertas; los pies deben estar a la misma distancia que hay de hombro a hombro. Respira
profundo y relájate unos momentos.
2- Cierra los ojos y respira profundo. Siente cómo el aire entra a los pulmones e infla el
abdomen. Repite las respiraciones varias veces antes de abrir los ojos de nuevo.
3- Mira fijamente algún objeto en la habitación y luego cierra los ojos. Con los ojos cerrados,
sigue "viendo" ese objeto. Una vez que hayas formado la imagen mental del objeto, abre los ojos
de nuevo y repite el proceso con otros objetos. Este ejercicio ayuda a descansar y a relajar los
ojos. También es bueno para el desarrollo de la concentración y el uso de la imaginación.

Fuente:
Grupo "Rincón.literario" de Grupos de Google.
Presentado por Mati Vargas / 3er. Congreso de la División de Español de la ATA, Abril 2004


1 comentario:

  1. Gracias Nestor, a éste tambien me lo llevo...
    Abrazo de luz, Mirta

    ResponderEliminar